34 views |0 comentarios

Cuando debido a una pandemia mundial, se nos obliga a cerrar nuestro estudio sin saber cuándo vamos a poder ejercer nuestra profesión, se nos pasan muchas cosas por la cabeza. Ver como compañeros se ven obligados a cerrar su estudio debido a la situación, te hace reflexionar. ¿Seremos los próximos en cerrar? ¿si cerrasemos donde podríamos llevar a cabo nuestros trabajos de estudio sin perder la profesionalidad? En ese momento el cerebro nos hace CHIC y se nos ocurre esta idea.

Nosotros empezamos nuestras andadura en la fotografía profesional alquilando un despacho de 17 metros en un COWORKING del ayuntamiento de GIJON, no parece gran cosa pero en ese momento su bajo alquiler (240€) nos sirvió para poder dar el paso. A simple vista parece todo perfecto, una renta baja, un lugar con paso de gente, un sitio donde poder recibir a tus clientes, en fin un SUEÑO. Pero no todo es maravilloso, te das cuenta muy rápido que 17 metros son muy pocos y que debido a tu flujo de trabajo necesitas algo bastante más grande. Al ponernos a buscar locales que cubriesen nuestras necesidades nos damos cuenta que aquellos 240€ eran un regalo, ya que algo en condiciones ya se disparaba a más del doble. Ahí te asaltan las dudas, podremos pagarlo, equiparlo, decorarlo a nuestro gusto y un largo etc… Por suerte pudimos salir a delante y por fin tuvimos nuestro estudio propio a pie de calle. El trabajo iba muy bien, la agenda estaba llena, BODAS, COMUNIONES, EDITORIALES DE MODA, todo era perfecto hasta que… COVID-19. Todo se viene abajo, nos mandan cerrar, la gente retrasa sus eventos, pasan las semanas y no facturas nada, pero los gastos siguen siendo los mismos, local, agua, luz, internet, autónomos, trimestres y lo mas importante, VIVIR. La cosa no mejora y empiezas a ver como compañeros cierran sus locales para poder dedicarse a otra cosa que les haga ganar un sueldo dejando de lado su pasión, de la cual llevan viviendo toda su vida.

Llega el día en que empezamos a barajar opciones, cerrar el estudio, buscar algo mas pequeño que pudiéramos seguir pagando, dejar apartada la fotografía un tiempo y volver a nuestros antiguos trabajos, o intentar crecer y dar un paso de gigante creando el primer coworking para fotógrafos del norte de ESPAÑA. Y así amigos nació ESPACIO IMPERFECT. Creemos que todo el mundo tiene derecho a seguir con su profesión, y porque no, con facilidades para poder desempeñarla. A sí que ya sabéis, no renunciéis a vuestra pasión, aquí tenéis vuestra casa aunque sea por un tiempo, mientras que todo vuelva a la normalidad.

Compartir

Deja un Comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Subir